Oración a San Miguel Arcángel

 

¡Oh poderoso y celestial San Miguel arcángel!

el más cercano a la Divinidad

el defensor celestial sin derrotas,

icono de las peleas y la gloria victoriosa sobre las maldades,

nuestro arcángel, tan perfecto y tan limpio,

mantenednos firmes contra toda afrontación que se nos presente,

para que podamos llegar a nuestra pureza interior,

oriéntanos y llévanos sanos y salvos por nuestros senderos

para que con tu virtud nos ampares día y noche en nuestras vidas.

Te pedimos que nos ayudes:

De mano con los Serafines

obsequianos la dicha de abandonar nuestro pecados

y rellena nuestros corazones del divino amor de Dios.

De mano con los Querubines

protégenos de los robos, de las insinuaciones,

tentaciones e incitaciones que nuestro enemigo proponga

y purifica nuestras almas con tu manto de humildad.

De mano con los Tronos

jamás dejes que seamos controlados y seamos servidores

de los espíritus malvados,

por la opresión, abusos y corrupciones,

por magia negra y brujería,

bríndanos la dicha de saber utilizar a la perfección nuestro sentidos

y corrige nuestras malas mañas.

De mano con las Dominaciones

cuida nuestra fe y concédenos sabiduría y entendimiento.

De mano con los Poderes

escucha nuestras peticiones

concédenos una actitud amable

para ser serviciales y honestos con los demás.

De mano con las Virtudes

libéranos de nuestros enemigos,

de falsas palabras, de malcriados,

vergüenzas y blasfemias,

de los envidiosos, agobiaciones y odio,

de los celos y los maltratos,

de los violentos y despiadados agresores, de los desquiciados y ansiosos,

de los infortunios y desgracias…

de absolutamente todo mal que me atormente

me hiera y me utilice.

De mano con los Principados

ilumíname con el deseo vivaz de desatarnos,

tanto a mi familia,

como a mis amistades, conocidos y resto de personas que nos rodean,

de enfermedades físicas y mentales

pero, más que nada, de las espirituales.

De mano con los Arcángeles

convence a nuestro señor de que nos ayude

y nos convierta en palabras andantes de nuestro señor Jesucristo,

para que vivamos en alegría, mucho gozo y llenos del amor divino

y así de esta manera, podamos compartirla,

a través de nuestras acciones a los demás.

De mano con los Ángeles

cuídanos en el transcurso de esta vida prestada,

dame tu mano cuando agonice

para que seas tú quien me guíe hasta el cielo

para disfrutar con ellos

la admiración de la Gloria Eterna de Dios.

Que así sea.

Fuente: Iglesia.info

51xUkLl29JL._SY450_

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.